10 de marzo de 2010

El despiadado mundo de los traductores

Recuerdo que la primera vez que empecé a leer un libro de un japonés (lo recuerdo sobre todo porque no fue hace tanto tiempo) pensé profundamente sobre esto mismo. El libro que tenía ante mí, lo que yo iba a leer, ¿era realmente el libro del tal señor japonés? ¿eran esas sus palabras, sus expresiones, su forma de narrar, su lírica? ¿o eran las de la traductora? ¿los símbolos que él había elegido del japonés para escribir ese libro se corresponderían exactamente con las palabras que había elegido la traductora?
Pensé, recuerdo, que del francés o del italiano no tendría porqué ser difícil conseguir una traducción enérgicamente fiel, casi casi literal. Con otros idiomas supongo que la cosa se complica un poco. Pero ¿y con el japonés?
Lo cierto es que una vez que empecé a leer el libro todos estos pensamientos se disiparon, quizá gracias a mi memoria de pez, quizá gracias a que la versión de la traductora me gustaba lo suficiente como para no plantearme cómo serían otras.

Ayer, en el foro, hablando sobre un libro también japo, alguien colgó los dos principios de dos ediciones diferentes, uno traducido directamente del japonés por un tal César, y otro traducido de una traducción inglesa por un tal Juan. Y me consta que al menos existe una tercera, si no más. Creo que hablan por sí mismas.

"El tren salió del túnel y se internó en la nieve. Todo era blanco bajo el cielo nocturno. Se detuvieron en un cruce. Una muchacha sentada del lado opuesto del vagón se acercó a la ventanilla del asiento delantero al de Shimamura y la abrió sin decir palabra.
El frío invadió el vagón. La muchacha asomó medio cuerpo por la ventanilla y llamó al guarda como si éste se hallara a gran distancia. El hombre se acercó con lentitud sobre la nieve, sosteniendo un farol en la mano. Llevaba bien cerradas las orejeras de su gorra y una bufanda que apenas dejaba una rendija para los ojos.Ese frío, claro, pensó Shimamura. Barracas dispersas que quizás habían sido vagones–dormitorio ocupaban la ladera congelada de la montaña. El blanco de la nieve se fundía en la oscuridad antes de posarse sobre los techos.”
Traducción.: Juan Forn.

"Al final del largo túnel entre las dos regiones se penetraba en el país de nieve. El horizonte había palidecido bajo las tinieblas de la noche. El tren disminuyó su marcha y se detuvo en las agujas.
La muchacha que se hallaba sentada al otro lado del pasillo central, se levantó y fue a abrir la ventana, delante de Shimamura. El frío de la nieve invadió el coche. Asomándose tanto como le era posible, la muchacha llamó al guardagujas a voz en grito, como quien se dirige a una persona lejana.
El hombre se acercaba, pisando lentamente la nieve, con una linterna en la mano levantada; una bufanda le tapaba la cara hasta la altura de los ojos, y el gorro de piel le protegía las orejas.
“Tanto frío ya?” se preguntó Shimamura, que miraba al exterior y sólo veía unas pocas chozas agazapadas al pie de la montaña, en el punto preciso donde el blanco de la nieve desaparecía ya en la noche. Sin duda las viviendas de los empleados de ferrocarril."
Traducción: César Durán.

Bueno, si buscas en lo más profundo... en algo se parecen ¿no? en ambas... en ambas... en ambas hay nieve y un tren!

Por supuesto, visto así, uno puede elegir entre una y otra la que más le guste. Es una suerte, no creas. Normalmente ni siquiera llegamos a saber las diferencias abismales que puede haber entre una edición y otra, por lo que nuestra capacidad de elección se convierte en inexistente, nula. Desconocimiento igual a falta de opciones.
Pero, a la hora de elegir, mi problema es que no sé japonés. Porque la versión que yo quiero leer, la que me interesa realmente, no es ni la de César ni la de Juan, es la de Yasunari.
¡Esto sí que es una auténtica torre de Babel! qué maravilloso sería poder leer todos los libros en su versión original.

El contenido, así en global, imagino que es el mismo (sólo faltaría que se pusieran a inventarse personajes o cosas así), pero... ¿y el continente? ¿no es como mínimo igual de importante? las palabras elegidas, las expresiones, el lirismo propio de cada uno, esa facultad que diferencia a los escritores de, expresando lo mismo, conseguir que parezca un poema o un telegrama.
Una buena historia es importante, pero muchas veces lo que hace que disfrutes de verdad de un libro es la forma en la que está escrito. Y yo quiero leer a su autor original, con todos sus matices, su forma de pensar, de sentir, de transmitir.
... ¿Alguien sabe de un cursillo acelerado de japo?...

1 comentario:

Anónimo dijo...

真実は、あなたの年齢ではあなたの最愛の康成の言語を勉強しようとするので、最高のは複雑である場合は音楽に合わせて移動する、日本の文化のように。私喜多郎高坂をお勧めします。それがいっぱいです純血種の日本と私は、感度の面で康成を与えることを保証お友達と何千回。
私の場合は、このテキストを翻訳しようとすると多少読みづらいことを確認しています。として康成の翻訳があります。

キス

アルセ