2 de abril de 2011

Veinteañera

Dentro de dos horas dejaré de ser veinteañera. Dos horitas nada más. ¿Y luego qué?
Pues... no lo sé. Por más que lo intente uno nunca sabe lo que viene después. Unos dicen que esto, otros que aquello, pero nadie puede saber a ciencia cierta lo que pasará.

Sí, pasará algo. Que dejaré de ser veinteañera para ser treintañera. Pero lo que significa eso, si es que significa algo, nadie lo sabe.
La garantía ya me advirtieron que se acababa a los veinticinco, así que por ahí no va la cosa.

De momento y por si acaso, voy a decir muuuuchas veces algo que sin duda ya no voy a poder volver a decir:
«Soy una veinteañera! Soy una veinteañera!»

(From my new Samsung, trabajando at night y felizzz! xD).